La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

sábado, 31 de mayo de 2014

Proyecto: Taller de Arte en la Escuela.

Los talleres de Arte son espacios de exploración, de encuentro con modos de mirar y entender el mundo.
Las artes dentro de la escuela ofrecen, desde el aprendizaje de diferentes lenguajes, oportunidades de poner en juego la capacidad creativa propia de cada sujeto frente al desafío de conocer la realidad y operar con ella. 
Nuestro objetivo no es formar niños artistas sino centrarnos en un diálogo entre el trabajo personal sobre límites y posibilidades, y una permanente indagación sobre modos de construcción colectiva en cada una de las artes. 
Lo singular que el arte aporta a la formación de sujetos posicionados activa y protagónicamente frente a sus aprendizajes, tiene que ver con que se atraviesa la realidad con un lenguaje, un código simbólico que contiene y da sostén a las fantasías, sueños y posiciones personales.

Surge este proyecto para revalorizar el arte en todas sus expresiones.

Fundamentación:

El lenguaje del arte permite al niño expresarse, favoreciendo su flexibilidad y capacidad de adaptarse a situaciones nuevas creando y representando el mundo que lo rodea.
La escuela primaria propone experiencias de producción artística, incentiva los procesos de observación más minuciosos, crea conflictos para lograr conocimientos y comunicación a través de la plástica, la música, el movimiento, entrelazando y reafirmando conceptos con otras áreas y disciplinas.

Que el niño:
Reconozca y revalorice el arte en todos sus lenguajes, corporal, plástico, musical y se manifieste a través de ellos aprendiendo.
Reconozca, acepte y valore diferentes modalidades de representación y expresión de distintos autores y artesanos locales.
Respete y valore sus propias obras y las de otros.
Desarrollen la percepción, la imaginación, la sensibilidad y el juicio crítico y estético.
Reciba elementos y medios para que se exprese superando etapas de fustraciones y limitaciones.

Contenidos:

Movimientos de las distintas partes del cuerpo
Creatividad
Percepción
Espacio
Composición
Colores: mezclas, colores puros, opacos, transparentes, claros y oscuros
Texturas
Líneas: abiertas, cerradas, simétricas, asimétricas, planas, verticales y horizontales, oblicuas, rectas y curvas.
Representación en el espacio bi y tridimensional (dibujo, pintura, collage, grabado, construcciones, modelados y Lectura de imágenes)
Reconocer las posibilidades plásticas de cada material
Enfrentarse con las limitaciones propias
Iniciarse en la valoración del esfuerzo para desarrollar posibilidades 

Conclusión:

A partir de la participación en este proyecto cambió nuestra mirada para abordar el área de plástica en nuestra práctica docente desde la interpretación de los ejes que se enseñan interrelacionadamente (apreciación, producción y contextualización).
A través de la apreciación se favorece el desarrollo de una mirada atenta, curiosa, crítica, que integra las emociones y la reflexión. Cada uno de los niños se enriquece con el aporte de todos y apunta a descubrir las cualidades visuales y el acercamiento a la obra de arte como patrimonio de la cultura.
Desde la producción el niño se relaciona con el hacer, las representaciones se realizan en el plano bi y tridimensional. En este punto del hacer es cuando se utilizan las técnicas, herramientas, materiales y distintos soportes que girarán en torno a los contenidos elegidos.
Por último la contextualización es abordar por parte del docente los aspectos del hecho artístico tomando en cuenta la realidad y las variables socio culturales que influyeron en la obra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario