La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Un proyecto que sea el nexo entre la escuela y el Museo.

La obra de Xul y su pensamiento universalista, concibe al arte como una forma de construir valores estéticos, reflexivos e inclusivos que colaboran en la educación para la paz.
Una invitación pedagógica que puede ser utilizada como instrumento de aproximación e intercambio entre la Escuela y el Museo.
 El aprendizaje implica una construcción dialogada, capaz de estimular la curiosidad que lleva a la investigación y profundización del conocimiento. Este es el objetivo del área de educación: aumentar el interés y suscitar preguntas que lleven a la investigación, de cada docente, y niño.

























Xul y su tiempo. Biografía
Xul en su época.
Cuando hablamos de una persona es interesante pensar cuándo y dónde vivió. La época de la que cada uno forma parte, así como el lugar o lugares donde trascurre su vida, influyen en lo que esa persona en particular ha hecho con su entorno y los sucesos que experimentó. Por ejemplo, nosotros hoy vivimos en una realidad con rápido acceso a la información.
Hay teléfonos, celulares, televisión, videos, cines. Podemos viajar rápidamente ya sea en auto, tren, micro o avión. Enseguida nos enteramos de lo que pasa en otros países, aunque se trate de los lugares más alejados de la Tierra. Invitamos a nuestros amigos a salir por mail, o a través de las redes sociales, o usando mensajes de texto. Jugamos juegos en línea con gente de todo el mundo, sin conocerlos.
En la época en que vivió Alejandro Schulz Solari, las cosas eran muy diferentes. Los celulares y las computadoras no existían. Muy poca gente tenía teléfono. Las invitaciones y las noticias de familiares llegaban por carta y lo que pasaba en otros lugares del planeta se leía en el diario, varios días después de que sucediera.
Las personas que viajaban mandaban postales a sus amistades, porque no todos tenían una cámara de fotos para mostrar luego a sus seres queridos dónde habían estado. Todo esto era muy común en el tiempo en que vivió Xul Solar. 
Xul y sus diversos intereses
Xul y la música. 
Alejandro Xul Solar amaba la música, tocaba el piano, el violín, una cítara que perteneció a su padre aún se conserva en su casa de la calle Laprida, frecuentaba el Teatro Colón y escuchaba a Bach, Wagner y Chopin, entre otros, así como tango, folklore y música popular. Su obra pictórica es rica en alusiones musicales.
Los idiomas
Xul hablaba muchos idiomas, porque buscaba entenderse con la gente y también le encantaba la musicalidad de las distintas lenguas. Pero por sobre todo, Xul quería comprender a los demás. Ese interés por la comunicación lo llevó a pensar lenguajes que acercaran a las personas. Así nacen el “neocriollo” y la “panlengua”.
El neocriollo fue ideado para que se comunicaran los habitantes de América Latina. Xul entrelaza el español y el portugués con algunas palabras en inglés y alemán. La panlengua, por otro lado, tenía un sentido universal. El sueño de Xul era que todas las personas del mundo hablasen ese idioma y se pudieran entender. Se escribe como se pronuncia y la planeo para que fuese monosilábica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario