La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

domingo, 4 de octubre de 2015

"Es posible porque es posible"

Es posible porque es posible reúne un conjunto de piezas de Raqs Media Collective, grupo artístico creado en 1992 y afincado en Nueva Delhi. Raqs es un laboratorio de pensamiento que propone a la estética como punto de partida para la reflexión social y política. El nombre de “Raqs” hace referencia tanto a la palabra usada en persa, árabe y urdu para definir un estado de meditación, como al acrónimo en inglés de «Rarely Asked Questions» [cuestiones raramente preguntadas], un guiño a las FAQS «Frequently Asked Questions» [cuestiones frecuentemente preguntadas] que encontramos en muchas páginas web.
Es posible porque es posible es una afirmación contra cierto determinismo derrotista. Frente a la indeterminación de aquel I would prefer not to [Preferiría no hacerlo] del personaje creado por Melville, en su obra Bartleby, el escribiente, «Es posible porque es posible» es imperativo sobre la posibilidad de pasar de la potencia al acto, y sostener la apertura ante lo posible; para el colectivo implica aquello que puede llegar a ocurrir, porque al ser enunciado, ya está ocurriendo.
Uno de los ejes de la exposición es la cuestión del tiempo, la organización de la secuencia de acontecimientos y la regularización sistemática entre trabajo, descanso y ocio en la sociedad actual. El tiempo es para el capitalismo una noción fundamental, ya que es, posiblemente, la única divisa convertible y de valor seguro. Un valor que está directamente ligado a nuestra condición de mortales, y es por tanto, un bien finito. El tiempo es en la obra de Raqs el campo de batalla de la lucha que se produce en el cuerpo de cada trabajador, al dividir su tiempo de trabajo y ocio, al ingerir estimulantes como café o té para resistir o adaptarse a la máquina productiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario