La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

domingo, 22 de noviembre de 2015

¿Sabés por qué se festeja el día de la música?

El 22 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Música, en honor a Santa Cecilia, patrona de los músicos. Según la tradición en el día de su matrimonio, mientras los músicos tocaban, Cecilia cantaba a Dios en su corazón. Algunas leyendas dicen que con su canto atrajo a un ángel a la Tierra, y otras, que también cantaba durante su martirio, pero a pesar de esto no hay escritos que hablen de la relación de Cecilia con la música.

Pero… ¿qué es la música?

Es más sencillo sentirla y disfrutarla que definirla, no obstante algunos lo han hecho:

– es el arte que consiste en dotar a los sonidos y los silencios de una cierta organización, el resultado de este orden resulta lógico, coherente y agradable al oído.

– es el arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo a las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo, o de producirlos con instrumentos musicales.

– es la sucesión de una o varias series simultáneas de sonidos concertados, modulados y ritmados según el número, en orden a la expresión o emoción, así sentimental como estética.

– es toda organización de sonidos que resulta agradable al oído.
Pero, la música además es compañía, porque está presente en muchos momentos de la vida. Está en la canción de cuna con que una mamá duerme a su bebé, en las canciones que cantamos en el jardín, en el acto escolar, la que escuchamos y compartimos con amigos, la que nos identifica con nuestro primer amor, la que nos alegra, la que nos levanta el ánimo, la que nos recuerda momentos importantes, y así seguiríamos enumerando motivos y momentos…

La Leyenda de la Flor del Ceibo.


Según cuenta la leyenda la flor del ceibo nació cuando Anahí fue condenada a morir en la hoguera, después de un cruento combate entre su tribu y los guaraníes.

Por entre los árboles de la selva nativa corría Anahí. Conocía todos los rincones de la espesura, todos los pájaros que la poblaban, todas las flores. Amaba con pasión aquel suelo silvestre que bañaba las aguas oscuras del río Barroso. Y Anahí cantaba feliz en sus bosques, con una voz dulcísima, en tanto callaban los pájaros para escucharla. Subía al cielo la voz de la indiecita, y el rumor del río que iba a perderse en las islas hasta desembocar en el ancho estuario, la acompañaba.

 Nadie recordaba entonces que Anahí tenía un rostro poco agraciado, ¡tanta era la belleza de su canto!.

 Pero un día resonó en la selva un rumor más violento que el del río, más poderoso que el de las cataratas que allá hacia el norte estremecían el aire. Retumbó en la espesura el ruido de las armas y hombres extraños de piel blanca  remontaron las aguas y se internaron en la selva. La tribu de Anahí se defendió contra los invasores. Ella, junto a los suyos, luchó contra el más bravo.

 Nadie hubiera sospechado tanta fiereza en su cuerpecito moreno, tan pequeño. Vio caer a sus seres queridos y esto le dio fuerzas para seguir luchando, para tratar de impedir que aquellos extranjeros se adueñaran de su selva, de sus pájaros, de su río.

 Un día, en el momento en que Anahí se disponía a volver a su refugio, fue apresada por dos soldados enemigos. Inútiles fueron sus esfuerzos por librarse aunque era ágil.

 La llevaron al campamento y la ataron a un poste, para impedir que huyera. Pero Anahí, con maña natural, rompió sus ligaduras, y valiéndose de la oscuridad de la noche, logró dar muerte al centinela. Después intentó buscar un escondite entre sus árboles amados, pero no pudo llegar muy lejos. Sus enemigos la persiguieron y la pequeña Anahí volvió a caer en sus manos.

 La juzgaron con severidad: Anahí, culpable de haber matado a un soldado, debía morir en la hoguera. Y la sentencia se cumplió. La indiecita fue atada a un árbol de anchas hojas y a sus pies apilaron leña, a la que dieron fuego. las llamas subieron rápidamente envolviendo el tronco del árbol y el frágil cuerpo de Anahí, que pareció también una roja llamarada.

 Ante el asombro de los que contemplaban la escena, Anahí comenzó de pronto a cantar. Era como una invocación a su selva, a su tierra, a la que entregaba su corazón antes de morir. Su voz dulcísima estremeció a la noche, y la luz del nuevo día pareció responder a su llamada.

Con los primeros rayos del sol, se apagaron las llamas que envolvían Anahí. Entonces, los rudos soldados que la habían sentenciado quedaron mudos y paralizados. El cuerpo moreno de la indiecita se había transformado en un manojo de flores rojas como las llamas que la  envolvieron, hermosas como no había sido nunca la pequeña, maravillosas como su corazón apasionadamente enamorado de su tierra, adornando el árbol que la había sostenido.

 Así nació el ceibo, la rara flor encarnada que ilumina los bosques de la mesopotamia argentina. La flor del ceibo que encarna el alma pura y altiva de una raza que ya no existe.

 Fue declarada Flor Nacional Argentina, por el 2 de diciembre de 1942. Su color rojo escarlata es el símbolo de la fecundidad en este país.

Leyenda argentina

jueves, 19 de noviembre de 2015

Museos y Escuelas: Tiempos alterados. Lic. Silvina Alderoqui.





Nuevo encuentro: Silvina Alderoqui + REMCAA.


SILVIA ALDEROQUI es especialista en didáctica de las ciencias sociales, educación artística y función pedagógica de los museos. Fue Coordinadora del equipo de ciencias sociales de la Dirección de Currícula de la Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, editora y autora de múltiples textos entre los cuales esta el famoso “Museos y Escuelas: Socios para Educar”. Ahora es directora del Museo de las Escuelas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Curadora educativa y especialista en diseño conceptual de museos y exposiciones. Profesora de postgrado de la universidades nacionales de Tucumán (UNT), Buenos Aires (UBA) y Córdoba (UNC); y de la Universidad de Murcia (España). Autora y editora de textos de su especialidad: Paseos urbanos. El arte de caminar como práctica pedagógica (2012); Educación en los museos- de los objetos a los visitantes (2011); Museos y escuelas, socios para educar (1997), entre otros títulos.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Mil Grullas por el Garrahan.


La campaña "Mil grullas por el Garrahan" a beneficio del nuevo centro de atención al paciente oncológico, se une al 70° aniversario de la bomba de Hiroshima, y el deseo de paz por parte de todos los que las confeccionen o las compren a través de un bono contribución que tendrá un precio simbólico.

Existe la historia de que haciendo mil grullas se cumple un deseo. Por eso, inspirados en la historia de la joven niña Sadako, que conmocionó al mundo, la Fundación Paz a favor y la Fundación Garrahan, realizará el 7 de noviembre, de 18 a 22, un evento en la av Callao 542, donde se subastarán grullas decoradas por reconocidos artistas (Sabat, Milo Lokett, Garaycochea).