La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

sábado, 9 de abril de 2016

Puntos. Divisionismo para niños.

El puntillismo (DIVISIONISMO) es un estilo de pintura que consiste en hacer un dibujo mediante puntos. Aparece por primera vez en 1880, encabezado por el pintor Georges Seurat.
El procedimiento de pintura empleado por estos artistas, consiste en poner puntos de colores puros en vez de pinceladas sobre la tela. A una distancia determinada esas partículas diminutas se mezclan ópticamente y el resultado tenía que producir una intensidad de colores mucho mayor que cualquier mezcla de pigmentos.



LEGADOS Y ESTILOS
El puntillismo fue una bocanada de aire fresco en una época que buscaba romper con los moldes tradicionales del arte, un tiempo de pioneros que sentarían las bases de la creación moderna. Camille Pisarro, Vincent van Gogh, Picasso y Delaunay fueron algunos de los que en determinado momento de su carrera tomaron la bandera de esta escuela. Sin embargo el reto que puso Seurat resultó complejo: compaginar la ciencia de la luz con la emoción propia que debe transmitir un cuadro. Así, si bien la influencia del puntillismo se siente hasta nuestros días, sigue siendo Seurat el primero y el más renombrado exponente de este estilo. Pero su herencia se mantiene vigente a través de la obra de Chuck Close, entre otros, y es de particular importancia en el op art (llamado también arte óptico) y la vanguardia italiana del siglo XX, con nombres como Umberto Boccioni o Giacomo Balla.
El puntillismo es un exitoso ejemplo del matrimonio entre arte y ciencia, una muestra elocuente de cómo el diálogo interdisciplinario más que romper con las cualidades emocionales abre otras puertas a la percepción y ofrece nuevos terrenos para conquistar. El pintor Georges Braque afirmó: “He encontrado la pintura para colgar de un clavo mis ideas”; así las ideas de Seurat, su solución plástica, sencilla y elegante, nos ofrecen una ecuación perfecta para canalizar la emoción del color puro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario