La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

martes, 14 de marzo de 2017

Jean Dubuffet | Art Brut.

Jean Dubuffet, nació en La Havre, Francia. A él le debemos que en la última mitad del siglo XX, se acuñó el término Art Brut al arte que no es realizado por profesionales, fuera de las normas estéticas “heredadas por los griegos y fomentadas por las portadas de las revistas”.
Para Jean, la energía desatada, franca, directa y sincera, son los elementos principales que debe contener toda obra de arte; es por ello, que toma como referentes en sus obras, pinturas de pacientes mentales, prisioneros y niños quienes prefieren la espontaneidad y el instinto sobre la razón y la formación técnica que propone la realización formal del arte.
Siguiendo esta línea, Dubuffet se enfoca en la escultura; la pintura con colores blanco, rojo y azul –colores predominantes en su obra-; así como el óleo, cuyas creaciones son complementadas con arena, alquitrán y paja para darle un sentido de relieve a sus composiciones.
Jean Dubuffet es un claro representante del Do it yourself, al demostrar que nunca es tarde para experimentar lo que se proponga, ya que fue hasta después de sus 40 años de edad que decidió dedicar su vida de lleno al arte.
Acudió a escuelas de arte pero fue principalmente un autodidacta vinculado a creadores como André Breton, Georges Limbour, Jean Paulhan y Charles Ratton, influido profundamente por la obra de Paul Klee en la forma sencilla de la representación pictórica.
Su obra libre de preocupaciones intelectuales, permite que apreciemos obras elementales, pueriles, crueles e incluso grotescas de gran valor interpretativo por el contenido que presentan, además del valor hipnotizante que producen la cantidad de elementos que integran las obras de Dubuffet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario