La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

sábado, 22 de abril de 2017

Juego de niños: Pieter Brueghel, el viejo.

Pieter Brueghel, el viejo, es uno de los más grandes pintores flamencos del siglo XVI.

En juego de niños, el artista nos muestra una panorámica de su ciudad, completamente ocupada por chicos que, solos o en grupos, están entregados a todo tipo de diversiones.

Los paisajes de sus obras son de una destacada belleza y gracia infantil, parecen escenarios de cuentos, son divertidos e imaginativos.

El color terroso del suelo y de las casas hace resaltar los alegres colores de los niños: explosión del colorido y de la luz que se conjuga para resaltar las escenas con, intensos amarillos, rojos furiosos, blancos puros y verdes suaves.

La imagen que ha pintado, es de lo más curiosa. Será necesario que mires este cuadro con ojos muy atentos, con cuidado y sin perderte detalle, pues 250 niños protagonizan la escena jugando a noventa juegos diferentes.
Juego de niños es un verdadero compendio de juegos infantiles, algunos de los cuales todavía se juegan en todo el mundo. Es curioso ver cómo a pesar de la distancia, los juegos son los mismos en diferentes épocas y países.
Pero una curiosidad: los personajes del cuadro no tienen cara de niños, parecen adultos jugando...
Resulta divertido descubrir a cada grupo jugando. Algunos son muy fáciles: aros, zancos, tabas, jinete a caballo, malabares, contorsiones, gallina ciega, muñecas, inflar un globo...
Otros no tanto: el uñate, el papasal, la taquichuela, el pimpín, ande la rueda, zurriago escondido...
Claves para mirar el cuadro.
Mirar detenidamente la pintura, Esta es una imagen que requiere más tiempo de observación que otras.
Observar al fondo, a la izquierda un río de aguas azules que rompe la monotonía.
Centrárse en cada detalle: las escenas de juegos, las caras de los personajes, la ropa que usan.
Pensar ¿qué juegos se reconocen en los distintos grupos de chicos?
Recorrer las escenas de la pintura: ¿todos juegan en grupos o hay chicos que están jugando solos?
Además de los niños y el río, ¿qué otros elementos pintó Brueghel?
La calle o la ciudad que aparece en la escena, ¿es semejante a nuestras ciudades de hoy?, ¿por qué?
Tratar de contar a los personajes: ¿hay más niños o niñas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario