La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

martes, 11 de abril de 2017

Una casa para el cangrejo ermitaño.


La concha donde vive el Cangrejo Ermitaño se le ha quedado pequeña. Encuentra otra, pero es un poco feúcha. A lo largo de doce meses, una anémona, una estrella de mar, un erizo, un caracol, un pez-linterna y muchos amigos más le ayudan a embellecerla, limpiarla, iluminarla y protegerla. Hasta que la casa se le queda pequeña nuevamente, se la cede a un cangrejo de menor tamaño y tiene que salir a buscar otra…Eric Carle, el prestigioso y prolífico autor e ilustrador, vuelve a deleitar a los niños de todo el mundo con este cuento. Una historia acumulativa en la cual varios habitantes del fondo del mar, mes a mes, se van sumando a la casa del cangrejo. Las ilustraciones, desbordantes de color, están dentro de la misma línea con la que Eric Carle ha sabido seducir a grandes y pequeños.Además de leer, mirar y disfrutar, en este libro los niños podrán aprender muchas cosas nuevas, ya que la historia comienza con un prólogo en el cual se explican las costumbres del Pez Ermitaño. Y al final, a modo de enciclopedia, hay una descripción de las características de cada uno de los amigos que lo ayudaron. Buena excusa también para hablar de la importanci...

No hay comentarios:

Publicar un comentario