La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Monstruo triste, Monstruo feliz.

                     Autores: Ed Emberley y Anne Miranda 
Editorial: Océano Travesía
Edad: a partir de 2-3 años.

¿De qué trata?

Felices, tristes, enfadados, cariñosos, preocupados… Los monstruos también se sienten y nos explican cuándo y por qué. La inteligencia emocional es algo a lo que damos mucha importancia y actualmente fomentamos a través de actividades, literatura infantil, juegos, etc.
El autocontrol de nuestras emociones y saber gestionarlas es fundamental para que  nuestros pequeños se desarrollen correctamente y es algo que debemos fomentar y favorecer tanto desde la escuela como desde casa.
 
 Al final de cada página nos encontramos una máscara que expresa cada emoción que los monstruos describen. Desde mi punto de vista esta es la clave fundamental del libro ya que con estas máscaras, a través del juego, los niños se ponen en el lugar del otro, dramatizan y pueden responder las preguntas de cada página para aprender a expresar como se sienten.
 Destaco las ilustraciones, sencillas pero llenas de color para captar la atención utilizando como recurso el fondo negro (para que luego digan que el negro es feo). Los monstruos además son muy expresivos y los pequeños se parten de risa con la forma de expresar sus emociones. 
 
 
¿Cómo utiliza los colores?
Me parece muy útil la forma de usar los diferentes tonos de colores para relacionarlos con las emociones, algo que podemos ver en otros cuentos como “el monstruo de colores” y nos puede servir para realizar actividades posteriormente.
  • Monstruo amarillo – Feliz
  • Monstruo rojo – enfadado
  • Monstruo rosa – Cariñoso
  • Monstruo azul – Triste
  • Monstruo naranja – Preocupado
  • Monstruo verde – le gusta asustar
  • Monstruo morado – Divertido

¿Cómo leerlo?
Cada persona tiene su forma personal de contar un cuento pero este cuento da juego para hacer pausas en la lectura para que el niño participe. Por ejemplo, completando el monstruo siguiente (el cual puede ser el siguiente de verdad o aleatorio).
Un ejemplo sería: enseñar el monstruo y decir “ahora le toca al monstruo” (los niños dirían azuuuuul o tristeeeee), si solo dicen el color diremos y cómo se siente…
También podemos preguntar a los niños que cosas les hacen sentirse del mismo modo que los monstruos e intentar provocar así una conversación entre todos en forma de pequeña asamblea.
 
Posteriormente a la lectura podemos hacer que fabriquen su propia máscara, si son más mayores quedarán máscaras más reales y si son peques quedarán un poco más abstractas. Lo importante no es el resultado final sino lo que aprendan y como interioricen lo que hemos realizado.
Se trata de un cuento perfecto para niños de 2 a 3 años, pero también se puede utilizar hasta los 6-7 y darle mucho juego, todo depende de nuestra propia imaginación. Desde mi punto de vista es un cuento que todo amante de la literatura debería tener en su aula o en su biblioteca, pero como todo en esta vista para gustos los colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario